Esta área se integra por un equipo multidisciplinario que nos permite evaluar los proyectos de nuestros clientes, desde su etapa de planeación, desarrollo y cumplimiento como para la defensa de los mismos. Nuestra intervención se sustenta en cuatro componentes principales.  
     
 
Evaluación de las obligaciones ambientales y aquellas que le son vinculadas desde la planeación de los proyectos como durante su desarrollo.
Cumplimiento de las obligaciones ambientales, ya sea que se contemplen en los diversos instrumentos aplicables o que sean apropiados por buenas prácticas industriales.
Defensa de los intereses de nuestros clientes con motivo de procedimientos de inspección, vigilancia y sanción que promuevan las autoridades como por reclamaciones de terceros, ya sea por acusaciones de incumplimiento de obligaciones o por daños ambientales.
Representación en juicio por cualquier acto de las autoridades o de particulares que impliquen la restricción, menoscabo o anulación de los derechos de nuestros clientes.